programacion,  utilidades

EL CLOUD COMPUTING

Con la entrada del cloud computing, las empresas ya no tienen tanta necesidad de disponer de dispositivos de almacenamiento físico para gestionar su información ya que, a través de la nube, pueden acceder a sus datos prácticamente desde cualquier ubicación con acceso a Internet.


Si a los constantes procesos de deslocalización, globalización e internacionalización de las grandes empresas producidos a lo largo de las últimas décadas le unimos la creciente utilización de las tecnologías de la información y del procesamiento de datos, se ha originado una necesidad de almacenamiento y procesamiento de información que difícilmente pueden abarcar los ordenadores personales tradicionales.

Por ello, para satisfacer las necesidades de las organizaciones que trabajan con elevados volúmenes de datos, en los últimos años se ha ido produciendo una interesante evolución de las arquitecturas de cálculo fundamentada principalmente en la realización y ejecución de procesos de forma simultánea en varios equipos informáticos.

Se considera a la nube como una evolución natural de Internet. En sus orígenes, Internet fue desarrollada como una red basada en protocolos TCP/IP y, a raíz de ahí, fueron emergiendo aplicaciones focalizadas en la comunicación entre distintos usuarios como, por ejemplo, el correo electrónico y la transferencia de ficheros.

Con la llegada de la World Wide Web a inicios de los años noventa, se convirtió a Internet en una gran fuente de información, datos y contenido que, combinada con la aparición de los navegadores (como Internet Explorer), llegó a alcanzar al público en general y, por tanto al mundo comercial unos años después.

Pocos años más tarde y, una vez estandarizado la utilización de Internet, las empresas vieron en ella como una forma de alcanzar nuevos mercados a través de aplicaciones basadas en e-business: comenzó la era de la famosa burbuja “punto-com”.

A pesar de estallar la burbuja de las “punto-com”, el avance de Internet apenas se vio frenado. De hecho, se produjo un reenfoque de las estrategias y se idearon nuevas iniciativas focalizadas en aportar una mayor facilidad de acceso a recursos informáticos y a aplicaciones en Internet, a partir de servicios como:

  • Virtualización
  • Grid computing
  • Arquitecturas orientadas a los servicios
  • Utility computing

De este modo, con la aparición de estas nuevas iniciativas, se logró incrementar la presencia de Internet en el día a día de las personas y de las organizaciones en general llegando incluso a dispositivos más allá de los ordenadores personales como los smartphones, dispositivos móviles e, incluso, los sensores.

El concepto de computación en la nube se comenzó a generalizar gracias a que proveedores de servicio de Internet como Google, Amazon AWS o Microsoftconstruyeron su propia infraestructura. Fue en 2006 cuando George Gilder, en un artículo de la revista Wired titulado “Las fábricas de información. Las granjas de servidores” inmortalizó el modelo de arquitectura “cloud”.

Este concepto de cloud computing representa un nuevo modelo de informática que puede tener tanta o más relevancia que la propia Web. Se trata de la evolución de una serie de tecnologías que afectan a las distintas estrategias de las organizaciones en el momento en el que tienen que plantearse sus infraestructuras de tecnologías de la información.

Aunque en un principio cuando escuchamos hablar de “la nube” podemos compararla con la definición de Internet, no es así. La nube va mucho más allá: se trata de un nuevo modelo a través del cual se permite al usuario utilizar tecnología justo en el momento en el que se necesita sin necesidad de instalar prácticamente nada en el ordenador personal. Con la utilización de la nube además, se permite a los usuarios pagar sólo por la tecnología que necesitan en el momento en el que vayan a utilizarla, sin más; cuando no se utiliza no se paga, pudiendo incluso llegar a ser gratuita en numerosas ocasiones.

Ejemplos de utilización de servicios de computación en la nube como herramientas para cambiar los hábitos y modelos de utilización de las tecnologías de la información los siguientes:

  • Google: Esta gran corporación cuyo servicio principal es un potente motor de búsquedas se ha ido extendiendo por todo el mundo y ha ido incluyendo cada vez más aplicaciones complementarias. Un ejemplo lo encontramos en Google Apps, donde Google ofrece servicios tan variados como correo electrónico, agenda, calendario o software ofimático a través de la nube. Además, estos servicios podemos encontrarlos tanto de forma gratuita como de pago de un modo más completo.
  • Azure Platform: Se trata de una plataforma de desarrollo de aplicaciones a través de la nube desarrollada por Microsoft. Ofrece un conjunto de funcionalidades tan variadas como:
  • Windows Azure: Servicio de computación para las aplicaciones.
  • Windows Azure Storage: Almacenamiento de datos no relacionales
  • SQL Azure: Base de datos relacional en la nube.
  • Windows Azure AppFabric: Servicio de control de accesos que permite integrar servicios y aplicaciones que se ejecutan en la nube.
  • Amazon Web Services: La librería virtual más cuantiosa del mundo Amazon, decidió introducirse en el negocio del aprovisionamiento de infraestructuras virtuales. Comenzó ofreciendo almacenamiento virtual y ha llegado a crear su propia infraestructura AWS (Amazon Web Services) a través de la cual ofrece servicios globales de informática, bases de datos, análisis, aplicaciones e implantaciones que ayudan a las empresas a gestionar su información con mayor rapidez y un menor coste en tecnologías de la información.