community manager,  diseño web,  informática,  marketing online,  redes sociales

LA TRANSFORMACIÓN DIGITAL


Cuando se habla de la trasformación digital se habla de incorporar la tecnología a los procesos de negocio de las empresas tradicionales, de forma que la competitividad de la empresa mejore al incorporar tecnología, bien porque el proceso se hace más rápido, de mayor calidad, más barato o porque nos da acceso a mercados más amplios.


Las nuevas tecnologías digitales constituyen el principal motor de transformación social y económica, siendo la mayor fuente de impacto y competitividad en todos: Administraciones Públicas, empresas y ciudadanos.

La transformación digital, innovación y nuevos modelos de negocio son conceptos íntimamente ligados, porque la tecnología permite la innovación en los productos, servicios y procesos, y la innovación está en la base de los nuevos modelos de negocio.

Pero, ¿qué es la “transformación digital” y cómo afecta a los modelos de negocio de las empresas?

Lo que se está produciendo, y en esto consiste la “transformación digital” es un proceso de “hibridación” entre lo físico y lo virtual (digital), los productos siguen siendo físicos pero muchos servicios se dan de forma digital.

El reto de las pymes tradicionales en la era digital está en la convergencia entre lo físico y lo virtual, en este proceso de “hibridación”.

La agilidad, flexibilidad y rapidez con la que pueden actuar las pequeñas empresas es la gran ventaja respecto a las grandes.

La transformación digital de la sociedad y la empresa supone un salto cualitativo en la organización y gestión de la cadena de valor.

Los grandes avances en tecnologías digitales favorecen la hibridación entre el mundo físico (dispositivos, materiales, productos, maquinaria e instalaciones) y el digital (sistemas de información), así como, una mayor especialización en la cadena de valor y conectividad entre los diferentes actores, configurando nuevos ecosistemas multiempresa.

La digitalización está creando nuevas áreas de conocimiento. Entenderlas bien es básico para conocer la transformación que se está produciendo en las empresas y ver cómo impactan en los nuevos negocios o en la nueva forma de relacionarse las empresas con los clientes y con la sociedad.

Una vez entendido el proceso de transformación digital y las nuevas áreas de trabajo que están surgiendo en las empresas, se hace necesario conocer los distintos perfiles profesionales que son necesarios para afrontar esa demanda.

Se impulsará la adopción y desarrollo de servicios y soluciones digitales, así como la evolución de las infraestructuras hacia las nuevas generaciones de redes que soporten una conectividad que ofrezca velocidades ultra-rápidas, que permitan dirigirse hacia la Sociedad del Gigabit.

Existen medios que facilitan la digitalización y barreras o frenos que pueden dificultarla. Una buena gestión de unos y otros determina la capacidad para diferenciarse y, por tanto, competir en un mundo cada vez más digitalizado y global. La creciente proliferación de datos y su complejidad está dando lugar al término “Big Data”, que representa la continua expansión de los datos en términos de volumen, variedad y velocidad de proceso y veracidad.

El Big Data demanda soluciones rentables, formas innovadoras de procesamiento de la información, para mejorar su comprensión y la toma de decisiones en las empresas.

El Big Data es una tendencia transversal que propicia un enorme potencial de desarrollo de los sistemas de información en diferentes ámbitos, como por ejemplo en: salud, clima, eficiencia energética, seguridad de los alimentos, sistemas de transporte inteligente y ciudades inteligentes, entre otros.

Gracias a la capacidad de capturar, almacenar, buscar, compartir y poner en valor datos e información infrautilizados hasta ahora, y que ayudarán al control de la producción y se adaptarán a las necesidades del mercado.

Tantos sensores conectados a las redes generan enormes volúmenes de datos (Big Data), que hay que transferir, almacenar y procesar (Business Intelligence) para producir información útil para la acción.

Por ello, los algoritmos son una pieza muy relevante, donde las matemáticas jugarán un gran papel.

Tanto conocimiento disponible exige plantear nuevos modelos de negocio en los que los desarrolladores de aplicaciones son absolutamente imprescindibles para su evolución y progreso. Se espera que, en algunos años, éstos alcancen la cifra de varios millones, lo que representa otra gran oportunidad.